Buscar

El otro Wuhan: su potencial más allá de la pandemia

Por: Mónica Ahumada



Publicado originalmente en: Biblioteca del Congreso Nacional


El origen de Wuhan, se remonta a los inicios de la civilización china, en el período de los Estados Combatientes. Su riqueza arqueológica y cultural está hoy presente en el Museo Provincial de Hubei, Wuhan, donde, por ejemplo, se encuentra el antiguo instrumento musical Bianzhong, conjunto de campanas de bronce, encontrado en la tumba del Marquéz de Yi de Zeng, del 433 A.C. China, que significa la nación del centro, se consolidó precisamente en esta región y su entorno.


Wuhan es una ciudad de 8.500 km2, rodeada de los ríos Yangtzé y Han, por el Lago del Este y grandes parques con una belleza incomparable. En la convergencia de estos ríos, se localizan Wuchang, Hankou de gran actividad portuaria y en la otra rivera Hanyang. El liderazgo histórico de este sector geográfico y su actividad se mantuvo en las diferentes dinastías imperiales hasta el Levantamiento de Wuchang, un 10 de octubre de 1911, que condujo al término de la dinastía Qing. Al año siguiente, se fundaba la República de China con Sun Yat-sen, líder del proceso revolucionario (Ceisnos, 2003). Posteriormente, estas tres localidades fueron unificadas bajo el nombre de ciudad Wuhan en 1927. La proclamación de la Nueva China en 1949, impulsó la construcción del célebre puente de Wuhan, primer puente de dos niveles sobre el río YangTzé, con una distancia de 1.670 mts. Su diseño estuvo a cargo de ingenieros de la Universidad de Beijing, y Wang Juqian su ingeniero de obra. La conectividad era severa dado que el transporte entre ambas riberas debía realizarse en ferris o barcazas. En ese contexto, el Premier Chou Enlai, creó la Oficina de Ingeniería del Gran Puente de Wuhan, una obra pionera que fue implementada junto a ingenieros rusos entre 1955 y 1957. El Presidente Mao lo inauguró el 15 de octubre de ese año. El puente consistía en un túnel con una vía para el FFCC entre Cantón-Beijing y en su parte superior, una carretera para el desplazamiento de las personas y vehículos motorizados.


El símbolo de la ciudad, junto a la Torre de la Grulla Amarilla, sigue siendo este puente emblemático y es por eso que a muchos niños en esos años les dieron en nombre de Qiao, en español, puente. Testimonios de esto se encuentran en los documentales referidos a su construcción donde hay familias que mantienen este orgullo por tres generaciones hasta la actualidad. Tras más de 60 años, hoy se pueden contar más de una decena de puentes con una alta tecnología incorporada.


Entre sus actividades principales está la industria automotriz y ferroviaria, remontándose desde las producciones de acero en los años cincuenta, asociados a otras industrias que se instalaron posteriormente. En la última década, el crecimiento de la ciudad ha sido sorprendente: de los 7.000.000 de habitantes en 2013 pasó a contar una población de 11.000.000 personas en 2019. Una ciudad que además destaca por sus autopistas, redes ferroviarias y un tren bala que en menos de 5 horas llega a Beijing.


Entre sus principales centros de estudio, se encuentran la Universidad de Wuhan, fundada en 1893, la Universidad de Ciencia y Tecnología, la Universidad de Hubei, entre otras. Ellas han desarrollado vínculos con universidades extranjeras, facilitando el intercambio académico y estudiantil con una visión de China desde el interior. Un número no menor de estudiantes latinoamericanos y chilenos, han vivido esta experiencia formando una masa crítica.


Este cruce intercultural junto con el incremento de la cooperación entre Estados será clave en un escenario de post-pandemia. La apuesta China, por fortalecer el hermanamiento de ciudades con otras fuera de su territorio es un camino ya recorrido, y Chile ha sido parte de ello. Será tarea del futuro que Wuhan, y su historia, vuelvan a estar en el escenario internacional más allá de su actual protagonismo en este reciente capítulo de la pandemia global.


Mónica Ahumada es Doctora en Estudios Americanos, mención Estudios Internacionales, USACH. Académica en Licenciatura en Lingüística aplicada a la Traducción en la FAHU de la Universidad de Santiago de Chile. Además de miembro de ALADAA Chile.



ALADAA Chile

Asociación Latinoamericana de Estudios de Asia y África - Sede Chile

estudiosasiaafrica@gmail.com


Santiago de Chile, 2012-2020 - Todos los derechos reservados.

Ciclo directivo 2019-2021
 

  • Twitter - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook Black Square
  • YouTube - Black Circle